jueves, 1 de diciembre de 2011

Recuerdo a mi padre

Hola Padre, he vuelto hoy para escribir sobre ti después de un año y 10 meses. Me levanto así por un sueño que tuve anoche. Es que todavía no puedo creer que te hayas ido así, de esta manera.

Papá, te escribo desde mi corazón.

Papa, te escribo con todo mi sentimiento.

Papa, sé que estás en el Paraíso, pero yo todavía no puedo creer que te hayas ido de esta manera.

Anoche soné contigo, que ya estaba contigo, en nuestra casa, donde me diste alimento para que yo pudiera crecer; donde me has dado siempre tus consejos tan especiales; donde te conocí bien: siempre estabas rodeado por tu familia, Papa. Siempre has estado muy cerca de nosotros, siempre nos has defendido en todos lados, siempre has estado muy preocupado por nosotros y has estado muy cerca de nosotros.

Mi sueño:

Después de un año y diez meses, te he vuelto a ver, dentro de mi sueño. Estabas como siempre, papá, lo poco que me acuerdo de ti. Anoche volví a encontrar en nuestra casa. Papá, estabas como siempre, con tus amigos. Entré en la casa y te encontré allí, sentado con tus amigos. Nos vimos, te levantaste y yo fui corriendo hacia ti para que nos diéramos un abrazo fuerte. Me acuerdo de este fuerte abrazo y tú estabas como siempre, dándome consejos, como hace un buen padre con su hijo. Y mientras yo te estaba escuchando, mis lágrimas empezaron a caer, y las tuyas también.

Me acuerdo que yo te decía: papá, sabía que te volvería a encontrar. Porque nunca pude creer que ya no te volvería a ver después de que tuve que hacer un viaje tan largo y tan duro para poder tener un futuro mejor y para ayudarte y que pudierais estar mejor toda la familia.

Me acuerdo de la última conversación que tuvimos, cuando yo ya estaba en España. Hablamos de muchas cosas y yo estaba desando muchas cosas para ti papá, pero después de unos días, recibí la noticia de que te habías marchado. No tenía otra opción que aceptar las cosas tal y como venían. Pero es duro, muy duro.

Ahora estás en el Paraíso. Siempre has sido un gran padre para nosotros. Te quiero mucho, papá. Sé que ahora y más adelante lo único que puedo hacer es rezar por ti, y lo voy a hacer.

Pero desde hoy, además, sé que estás conmigo, aunque me falta tu presencia. Y hasta hoy sigo luchando para poder seguir adelante y te deseo todo lo mejor para ti. Que Dios te bendiga. Que descanses en paz.

Pero no estoy triste. Gracias a vosotros, queridos amigos, porque sé que estáis aquí, a mi alrededor, para leer mis palabras. Sois lo mejor que tengo, como os digo siempre. Sin vosotros, no soy nadie.

Hasta pronto,

Pape

7 comentarios:

Namibia dijo...

¡Ánimo Pape! Tú eres un chico muy valiente, tiras de toda tu familia. Seguro que tu padre reza por ti desde donde está.

Te envío mucha fuerza y alegría, que nunca te falte la esperanza para seguir hacia adelante.

Un abrazo querido

Namibia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ruegra dijo...

hola Pape, y muchos animos desde mi corazón.
Todos tenemos momentos en que la vida nos pone a prueba, y pensamos que injusta que es, pero todo lo que nos pasa nos da fuerzas para seguir adelante, y se que tu las tienes, estás lejos de tu familia y eso todavia es mas duro, pero es verdad que nosotros te vamos a ayudar en todo lo que podamos y si necesitas hablar tambien podemos contactar por telefono o si tienes mail, pero estoy segura de que tu padre te va a guiar en todo tu camino para que seas igual de bueno que lo ha sido el en su vida, y aunque te falta su presencia si cierras los ojos, lo verás y seguirá para siempre en tu corazón.
Te mando desde aquí toda mi fuerza para tí, un beso y un abrazo grande grande

José Luis Andrés dijo...

¡Hola Pape!
Me llamo José Luis, tengo 56 años y vivo en Zaragoza. Soy voluntario de la Fundación ADSIS. Los domingos por la tarde doy clases a inmigrantes de español y alfabetización. Muchos de ellos son de Senegal, como tú. Les hablaré de tu blog. Tu carta es preciosa. Gracias Pape por compartir tus sentimientos. Seguro que tu padre está muy orgulloso de ti. Ya siento haberme perdido tu entrevista en el programa de la Ser "hablar por hablar". A ver si la encuentro en internet. Si vienes algún día por Zaragoza nos gustaría mucho conocerte.
Un abrazo: José Luis.

José Luis Andrés dijo...

¡Hola Pape!
Me llamo José Luis, tengo 56 años y vivo en Zaragoza. Soy voluntario de la Fundación ADSIS. Los domingos por la tarde doy clases a inmigrantes de español y alfabetización. Muchos de ellos son de Senegal, como tú. Les hablaré de tu blog. Tu carta es preciosa. Gracias Pape por compartir tus sentimientos. Seguro que tu padre está muy orgulloso de ti. Ya siento haberme perdido tu entrevista en el programa de la Ser "hablar por hablar". A ver si la encuentro en internet. Si vienes algún día por Zaragoza nos gustaría mucho conocerte.
Un abrazo: José Luis.

紅葉 momiji dijo...

Hola Pape,
Como bien dices sin los amigos, sin los demás, no somos nada.
No somos islas.
Cuando perdí a mi padre también yo soñé que seguíamos juntos, que charlábamos de nuestras cosas, de la vida, que íbamos al río a pescar, como siempre...
¿Sabes Pape? Leyendo tu blog, escuchándote en la radio, de alguna manera he vuelto a sentir la voz de mi padre en la de tu padre, en tu voz, en mi voz, en todas las voces.
En la voz de aquel río que escuchó nuestras voces. Que sigo visitando, y que de alguna manera fluye por el corazón de todos nosotros.

Pape,amigo, aquí tienes amigo.

Un abrazo grande

Pape dijo...

Me alegro mucho de recibir vuestros comentarios. Quiero que sepáis que me animáis mucho a seguir escribiendo.

Sí que me gustaría ir a Barcelona, Zaragoza para conoceros.

Todos estamos conectados con nuestros seres queridos.

Un abrazo muy fuerte a cada uno de parte de vuestro amigo.

Pape